lunes, 8 de abril de 2013

primavera







La verde hierba mostraba ese color verde brillante, cargado de vida, anterior a brotar sus flores. El sol pegaba encima de nuestros cuerpos; estábamos tumbadas en la hierba próximos a unos enebros espesos que imprimían su olor en el verdor, . Un poco más apartado, detrás nuestra, había un muro hecho de piedras y barro cubierto de hiedra.Recien había comenzado la primavera y estabamos en ese momento previo de vitalidad contenida antes de llenarse todo de flores.

Desde allí espiábamos a los chicos que hacían gimnasia en el otro extremo del campo de fútbol; el campo de fútbol estaba bordado por una pista de carreras con el suelo de tierra roja .

Veíamos a los chicos saltar y bracear con sus pantalones cortos azules y sus camisetas enseñando sus vigores. Las demás chicas estaban apartadas, sentadas en los bancos de cemento de un campo de tenis; el suelo de la cancha estaba hecho con la misma tierra roja de la pista de correr; que se hacia triturando las piezas de ladrillos defectuosos que salían del horno de una vieja cerámica próxima.



Mientras espiábamos Thelma hablaba.



    Thelma : - Bueno, pues yo tengo una amiga que tiene varios novios.
    Marise : -  Eso no parece una amiga.
    Thelma : - La cosa es que sus dos mejores amigos se le confesaron por separado en secreto y como le cogió de sorpresa le dijo en secreto que si a cada uno.
    Marise : - Nos están mirando.
     Thelma ( continua contando ) : - Y eso no es todo, porque con otro amigo que va a clases particulares con ella, este le pregunto también si quería salir y por un azar del destino también le dijo que si.
    Marise: ¿ Y como pudo ser eso ?.
    Thelma : - Fue sin querer. 
    Marise (haciendo señal para los chicos en el otro extremo del campo ) : - Mira, mira, parece que el capitán del equipo de fúltbol mira para nosotras.
    Thelma : - Desde allí no puede vernos.
    Marise : - Para mi que si, que está mirando para nosotras el capitán del equipo. Mira ahora como salta.
    Thelma: - No puede vernos, marise.
    Marise :- Que si. Mira. ¿Ves como mira para nosotras ?.
    Thelma: - Imposible, desde allí no nos puede ver.
    Marise : - Pero viene hacia acá corriendo por la pista del campo de futbol.
    Thelma : - Se estará entrenando, que el fin de semana van jugar fuera un partido de fútbol . Ya veras como gira y sigue corriendo por la pista.

Pero en vez de seguir corriendo por la pista que bordeaba el campo de fútbol y dar la vuelta, el capitán del equipo de fútbol siguió corriendo recto hacia nosotras.



    Marise : - Si no lo veo no lo creo. Mira, mira …. si que viene hacia nosotras.

    Thelma : - ¿Y tu que crees que nos querrá ?
    Marise : Pues nos querrá pedir de salir por la tarde. Podemos hacer como tu amiga y tener las dos el mismo novio.

    Thelma : - ¿ Con las dos ? . Pues menuda osadía.
    Marise ( sonriendo ) : - Pues ya veras que nos dice.



Al llegar junto a donde estaban, el capitán del equipo de fútbol se plantó enfrente a las dos con las manos en la caderas, y mirándolas les dijo :

    El capitán del equipo : - ! Thelma y marise ¡. Dice el profesor de gimnasia que dejéis de estar escondidas en la hierba y que os pongáis a correr en la pista que hay alrededor del campo de fútbol hasta que deis veinte vueltas.







Cuando se levantaron , Thelma le dio un beso a marise y después de enseñarle las dos la lengua al capitán del equipo se fueron corriendo cogidas de la mano para dar las veinte vueltas a la pista a su manera.

“ 1, 2, 8, 13, 16, 19, y 20 . “



Como dije, aquella primavera la verde hierba y nuestros cuerpos mostraban su esplendor antes de brotar y echar sus flores.


mvf

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La abuela de Elisardo

Cuando llegó la abuela de Elisardo de regreso a casa, se fijó enseguida en los trabajos que había hecho su nieto durante su ausencia: h...