martes, 11 de marzo de 2014

la indiana Abelarda






 Los indianos solo eran unos pocos que lograban hacer fortuna y conseguían regresar, de los muchos que marcharon a la emigración. Cuando llegaban a su tierras venían haciendo casas que parecían palacios  o restaurando Pazos y haciéndose con títulos de algo, y hacían escuelas o iglesias para que les recordasen sus vecinos. Todo ello engañaba a los paisanos que veían en le emigración una salida a sus miserias, cuando los más pasaban penurias incluso mayores que las que les habían obligado a marchar. Esos hombre que aparecían en las fiestas de su pueblos, para que todos los viesen, con americana y camisa y sombrero blanco, y fumando enormes habanos, molestaban especialmente a la sociedad rural de los cincuenta, poseedoras de las tierras, por su carácter trasgresor de la inmovilidad de las clases sociales en la Galicia de los cincuenta, y por las ideas que traían de América.
  En los años cincuenta la mujer no tenía vida propia y su existencia solo podía estar relacionada con la casa paterna, la casa del esposo, o la casa de su hermano mayor, heredero de todo, en la que viviría a voluntad de él en caso de quedar soltera, o en el convento;  y cuando Abelarda, recién llegada de las américas   entró en la casa que le había dejado en herencia la esposa de don Agustín,  y se asomó desde ella para ver la plaza del pueblo con su hijo causó un gran revuelo y todo tipo de comentarios, y fue vista como si el diablo en forma de mujer hubiera decidido tomar su morada en el pueblo,
 La gente era desconocedora de su matrimonio con un criollo, lo que podría servir para callar las habladurias, y para alguna vez que alguna boca abusando de su confianza tuvo ocasión de preguntarle por el padre del Sisa; Abelarda, sin ir más lejos, le acalló respondiendole que el padre del sisa había muerto en las minas del Callao, en Venezuela.
  La noticia de la llegada de Abelarda corrió como un río desbocado, y se puso en boca, y fue tratada de ser cortejada por todos los jóvenes apuestos de la comarca, que en su insensatez, soñaban con una boda como la manera fácil de hacerse con fortuna.
Así que de la noche a la mañana la plaza del pueblo empezó a ser frecuentada por el gentío durante el día y por la noche se reunía la gente y hasta un bar que había en la plaza mayor, que tuvo siempre escasa clientela, puso terraza para que se sentara fuera la que gente venía con sombreros blancos y fumando cigarrillos mentolados, imitando a los indianos o a los jóvenes de la capital, mientras hablaban unos y otros del dinero que se hacía en las américas ; y como allí las mujeres eran libres y hasta podían vivir como los hombres si se hacían ricas.
 Entonces los cabezas de las familias pudientes de la comarca se reunieron en la casa de Don Sebastián para pedirle que interviniese, por que una forma u otra tenían que poner remedio a la situación.


 mvf.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La frontera

Una vez que llegó el olor del zorro al fino olfato de Melquiades, este levantó su cabeza; aspiró fuertemente, llenando sus pulmones de aire ...