viernes, 18 de diciembre de 2015

Una vez jubilado Rosendo





Una vez jubilado Rosendo tuvo el tiempo suficiente para dedicarse a hacer dibujos, entre ellos y sus favoritos los de pastoras inspirados en las modelos de revistas de propaganda y de los calendarios; una de sus aficiones secretas.
Empujado por su mujer, que no sabía que hacer con su marido todo el día en la casa, iba todas las mañana a comprar pinturas o pinceles a la librería, donde se entretenía viendo las portadas de las revistas bajo la atenta mirada de la kioskera
-No se puede ojear la revista. Si se abre se paga. !Y NO MANOSEE QUE DESPUES EL QUE LA COMPRA NO LE GUSTA!

o iba a preguntar a los vendedores de la tienda de pinturas del pueblo, sobre como lacar o pintar la chapa del coche con los mejores tonos, pensando sin decirlo en alguna modelo de revista de autos deportivos.
- ¡A ver si se decide, que aquí hay uno con prisa que viene en una ambulancia y tiene las luces encendidas!

Finalmente, con el pretexto de regalar un dibujo reciente a alguno de sus ex-compañeros o dejar prometido otro para el día siguiente, remataba su paseo de las mañanas aprovechando para hacer una visita al ayuntamiento y terminar allí sin hacer menos que nada.

Y asi, dedicado a hacer regalos a sus amistades, sin dejar a ninguna sin su obsequio, transcurrían los días de nuestro jubilado: por la mañana de casa a su antiguo trabajo y de su antiguo trabajo a casa, y por las tardes trabajando en sus dibujos;  pareciendo que para él la vida se había estancado en un remanso de felicidad perpetuo.

Llegado un momento se quedó sin compañeros a los que regalar.
La felicidad de Rosendo se vio truncada la mañana en que despues de sus compras, a la misma entrada del ayuntamiento le detuvo un mozarrón pelirrojo y de ojos azules, que nunca había visto, preguntandole: -¿que quería y en que podía ayudarle?
 Rosendo, con una sonrisa amable, le dijo que había trabajado durante muchos años en el ayuntamiento y que era costumbre de él acercarse por las mañanas a ver a sus antiguos compañeros. Pero el joven pelirrojo se mostraba indiferente a sus palabras. Tratando de poder superar la entrada al edificio, volvió a insistir diciendole que venía a ver a este o a cual...  personas que trabajaban en el ayuntamiento y que habían sido sus compañeros durante muchos años. Cuando hubo terminado, el joven sin apartar de su paso, con frialdad e indiferencia, le dijo entonces, sin ningún miramiento: - que por los que preguntaba, no estaban y que no les esperase; que mejor viniese otro día para no perder la mañana.
Al oír esto que tantas veces había dicho él a los vecinos que no eran bien recibidos en el ayuntamiento, Rosendo entendió lo que pasaba y dolorido se dio media vuelta para terminar su mañana sin la visita al ayuntamiento.  
Sin hablar con ninguno de los de la casa, Rosendo se encerró en su habitación pensando en lo que había pasado
- Esto pasa- se dijo por las ideas de ese nuevo alcalde de convocar una oferta publica para cubrir la plaza que había dejado vacante. Asi en vez de quedar un familiar de confianza o alguno del pueblo, acababa viniendo un desconocido de fuera, que a saber las ideas que traía. Ese joven ambicioso algún día le quitará la silla al mismísimo alcalde. 
y mientras pensaba con rencor en ese joven que le había impedido el paso en el ayuntamiento, y en el desprecio hecho a los mejores años de su vida dedicados a pasar desapercibido en su antiguo trabajo, empezó a recoger por su habitación los folletos de propagandas, las revistas de coches y su colección de calendarios, incluido el que hacía varios años le habían regalado en el taller donde llevaba el coche para pasar la revisión, uno de sus favoritos para copiar sus modelos femeninos; metiendolo todo en una bolsa para tirarlo a la basura.
 Lo hubiese hecho si su mujer, la zarza, que había entendido el delicado momento que pasaba por la vida de su marido, no se lo hubiera impedido al verlo abrir la puerta para salir a la calle.

- ¡Donde vas con eso. En esta casa no se tira nada. Deja ahí las revistas que valen para encender el fuego de la cocina!

mvf.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

La abuela de Elisardo

Cuando llegó la abuela de Elisardo de regreso a casa, se fijó enseguida en los trabajos que había hecho su nieto durante su ausencia: h...