jueves, 2 de diciembre de 2010

yo no tengo prisa

yo no me ando con muchas prisas y en el trabajo menos, por si acaso te mandan más;
  -  soy como esas viéjecitas en la cola del autobus

sacan las monedas del bolsillo y se echan tres o cuatro minutos mirando que moneda es que moneda para pagar el billete del bus.

También es curioso que te pases toda la vida trabajando, para tener una pensión y un  poquitín de dinero ahorrado, y al final necesitar gafas para distinguir la moneda de un céntimo de la de dos

- No seas tonta, no pierdas la vida en estupideces

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La abuela de Elisardo

Cuando llegó la abuela de Elisardo de regreso a casa, se fijó enseguida en los trabajos que había hecho su nieto durante su ausencia: h...