lunes, 3 de abril de 2017

Martes de la próxima semana 13


En el ayuntamiento de Menciños hicieron coincidir la comida de despedida que se le debía a Rosendo, el conserje que se había jubilado, con el día en que se iba emitir el reportaje; así se juntarían todos para ver a Roberto y sus concejales de confianza, salir por la tele; reservaron entonces, para ese martes, el restaurante del que fuera anterior alcalde vitalicio, conocido por ser el rey de los fillados*  filloas, variedad de crepes gallegas -  acepción no incorporada en la real academia gallega de la palabra fillado pero cuyo significado esta muy extendido en la costa de la muerte. 
 
Llegó ese dia . 

Habían empezado a aparecer en el restaurante a medida que habían empezado a desaparecer del ayuntamiento. 

Fuera estaba la patrulla de los municipales cuidando que la gente que iba llegando no entorpeciera el trafico, velando por los asistentes o haciendo ver que el alcalde y su séquito estaba allí.

En el interior del restaurante las paredes estaban cubiertas con fotos enmarcadas en las que se veía al antiguo alcalde posando con autoridades que habían parado en su casa a comer los fillados y así se veía al rey de los fillados con Fidel Castro, el  rey de los fillados con Manolo Escobar, el rey de los fillados con algún presidente regional que había pasado por allí y se estrechaban la mano.

También había colgados galardones, premios y diplomas :

Premio único y solidario del campeonato español de fillados ... al rey de los fillados. Gran escudo de la orden de la glotonería de los fillados ...

Y en lo que quedaba de desnudo de la pared, se mostraba el paso por el local de algunas eminencias poéticas y literarias, incluida la de algún nobel de la obscenidad, que se habían atascado de glotonería en la casa del rey de los fillados, y se habían vengado con algunas lineas que ahora yacían extendidas por las paredes cubiertas de polvo y moho.

Ya estaban en el segundo plato cuando el presidente regional salió en la tvX dando las noticias del día. Algunos de los presentes aplaudieron para hacer ver que eran leales, pero enseguida fueron acallados por los que hacían ver que escuchaban atentamente.
El presidente era un hombre delgado con apariencia inteligente, nariz aguileña y perfil mesiánico; era tan completo que hasta algunos decían que era bisexual.

Dijo lo que dijo sin decir nada pero por el ruido de la respiración contenida de algunos, debía ser una gran labor de gobierno. Se escuchó lo que dijo, mientras se estiraba a lo largo ahuecándose, pero no se entendió el contenido; una cosa es que el sol salga por el este y otra cosa es que tengamos que entenderlo con la ley de la gravitación universal,  por eso el vacio en la política no lo da entendido el pueblo sino que es cosa de eruditos, intelectuales y marginados.

Teminó de hablar el presidente de los unos y los otros,  y el noticiero dió paso a la inauguración de una biblioteca. Ahora  el presidente regional era el protagonista. Explicaba a los pobres e ignorantes, como poder pedir prestados libros y llevárselos para su casa para leerlos. Aunque nadie lo vió, después de marchar, por la tarde vinieron unos operarios con fundas de azul y guantes blancos, y recogieron los libros de la recién inaugurada biblioteca para devolverlos a la biblioteca de la facultad de historia de la Universidad de Santiago, de donde habían sido tomados prestados previamente.

Llegó el momento ansiado y salió la reportera que había venido a recoger la información para hacer el reportaje de Menciños.

La reportera aparecía en primer plano, ponía el micrófono delante del alcalde y preguntaba por el motivo que los trabajadores municipales de Menciños regalaban una sonrisa a todo el mundo.

- Aja - respondió Roberto encogiéndose de brazos; detrás de él, los que  cubrían sus espaldas frente a la cámara, asintieron sonrientes con la cabeza lo que acababan de oír.

Los presentes en el restaurante, al ver a su alcalde que salía en le tvX, aplaudieron dando gritos fervorosos.

- !Viva el alcalde¡

Pero el reportaje  continuaba y entonces volvió a salir la chica entrevistando al único concejal de la oposición que había osado aparecer.

- ¡En la corporación municipal todos son del Real Madrid, menos la oposición que somos del Barcelona!

En el comedor hubo algunos abucheos y silbidos.

Y por último apareció de nuevo la reportera que ahora se despedía de Menciños entrevistando a las mismísimas zarzas, sentadas en el banco que está enfrente del ayuntamiento, desde el que ven salir y entrar a todo el mundo el día que está el alcalde para recibir a los vecinos..

 

- Aquí venía en las fiestas patronales Manolo Escobar.
- Si, señorita, era un chico encantador, y comía en nuestra casa.
- Ahora ya no se le oye cantar como antes, como le ha dado a todo el mundo por hablar el gallego.
- ¡Si y algunos hasta no son del pueblo!


Vinieron los fillados, la entrega del premio de jubilación de Rosendo: un reloj y un bolígrafo chapado en plata, las copas y los cafés. Y todo llegó a su fin.

  En la fiesta de despedida estaba el nuevo conserje, un mozarron alto y rubio, que cargado de envidia preguntó a alguien en la salida:


- Y ese señor bajito que no pagó la comida quien es.
- Es el jubilado,
- Pues no lo conocía.
- Es que es muy callado.
- ¿ Más que el alcalde ?


 Iban para las seis de la tarde cuando terminó la fiesta de despedida del conserje.


Los fillados tienen una receta secreta de doña Laura, la mujer del tabernero que por el arte culinario de su mujer y el saber llenar el plato  adecuado de los clientes que pasaban allí, llegó a alcalde; y en quien nadie pensó en darle un premio.
Como es obligado aquí reconocerle el merito a quien lo tiene, en su honor vamos a dejar algo de la receta secreta como hace ella sus fillados.
El truco de doña Laura, que pone tan contentos a sus clientes, es echarle a la mezcla de harina y huevos de la casa una copita de aguardiente de hierbas anisada que ella misma prepara, macerando orujo que compra en la comarca de  Monforte de Lemos con una mezcla secreta de yerbas aprendida de su abuela, entre las que se encuentran los granitos de la planta de anís.






mvf.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La frontera

Una vez que llegó el olor del zorro al fino olfato de Melquiades, este levantó su cabeza; aspiró fuertemente, llenando sus pulmones de aire ...