lunes, 23 de mayo de 2011

Seguimos con Quasimodo 2º

-


Los opositores que superaron la primera prueba fueron convocados en el plazo de dos semanas, en el mismo sitio donde se tiran, los fuegos artificiales acuáticos, cuando son las fiestas patronales del pueblo. para realizar la segunda y ultima prueba de la oposición. Dicha prueba consistía en el rescate de un saco, de esparto de las patatas, lleno de botellas de plásticos, que al estar vacías hacían que el saco flotase en el agua como si fuese un cuerpo.
Como los días previos a la prueba, habíamos detectado movimientos de los familiares de los opositores, que vinieron a inspeccionar el lugar para ocupar los mejores lugares y animar a los suyos; nosotros, los del pueblo, acordamos también presentarnos para animar a nuestro jugador local.
El día indicado “ la afición” se había reunido en el río desde primeras horas de la mañana. Además del publico, como si fuera en los fuegos artificiales fluviales de la fiesta mayor del pueblo, estaban allí el club de jubilados, los fijos que se reúnen en los destierros, rellenos, demoliciones, zanjas y demás obras que en general se realizan con maquinaria pesada; tambien mirones de accidentes y mirones esporádicos. Y el atasco monumental de coches con que el celebramos las ocupaciones vikingas del puente que hay sobre el río, los veintinueve de febrero de los años bisiestos. Hasta yo, que había pedido el día para ir con mis padres y animar a nuestro Quasimodo.

Nosotros llegamos poco antes de comenzar la prueba, pero gracias a mi madre tuvimos uno de los mejores sitios para ver todo lo que pasaba en el río, por que unas señoras vecinas del pueblo de al lado, se habían ocupado uno de los bancos del paseo del río, y - “ como este banco era de nuestro ayuntamiento y no se había pagado con los impuestos del ayuntamiento de al lado “ - las echó, no sin darles las gracias por habernos guardado el sitio hasta que llegamos, e invitarlas a tomar unas pastitas en casa, cuando viniesen de paseo por el pueblo en cualquier otra ocasión. Mi madre es mi madre, a veces me entra miedo pensar si ella se llamase marise .

Estando todo preparado, se hizo un silencio y el sacó se tiró al agua para ser rescatado del río. Los opositores inmediatamente se tiraron al río salvo Quasimodo que mientras los demás braceaban en el río como si fuese un campeonato olímpico de natación, sacó de su bolsillo su caña minitelescopica, de pesca de trucha a la cucharilla, y con un ligero movimiento de su muñeca quedó montada. Apuntó al río y de una lanzada del revés, salió disparada la cucharilla de trucha con su impulso hacia el cielo, donde quedó suspendida unos segundos, díó unos destellos dorados, y haciendo un arco perfecto hacia el medio del río, cayó encima del saco enganchándose en el esparto, y en unos segundos, ante el pasmo de los nadadores, atrajo el saco hacia la orilla, lo quitó del agua y lo dejo tendido en medio del campo, a los pies de los miembros del tribunal de la prueba.

De Revés: el que se practica por el lado contrario al lugar hacia el que se va a realizar el lance (es decir, si pretendo colocar la cucharilla en la derecha, comenzará el lance dirigiendo la caña a la izquierda). En este lance la cucharilla deberá estar colocada cerca de la puntera

Un fuerte “ OLE” salió de la mayoría de la gente sabiendo todo el mundo en ese momento, que Quasimodo había ganado a pulso la plaza.
Los opositores, por envidia, protestaron que la exitosa lanzada de Quasimodo nada tenía que ver con la realización de la prueba .Y en un tenso silencio, como en los grandes finales de película que te cortan la respiración, el presidente del tribunal aclaró que no les iba quitar razón a los opositores , ¿Pero como pretendían aprobar la prueba completamente mojados ?. Que una cosa es que se salvase a una persona de ahogarse y otra es que el ayuntamiento tuviese que pagar los gastos de la tintorería, del uniforme de municipal completamente mojado Y que si no eran capaces de verlo excusaban presentarse alguna otra prueba más que así no iban aprobar nunca

Todos los presentes, incluidos los demás opositores ovacionaron y aplaudieron el resultado, llevando en hombros a Quasimodo hasta el bar, para celebrarlo. Y todo fue fiesta y alegría en Cotorelo por haber vencido nuestro jugador local.

E aquí algunas muestras de alegría recogidas en el momento, en el lugar:

¡Quasimodo, paga una cena para celebrar que ganaste la plaza de municipal ¡
¡Quasimodo deja una caja de cervezas pagadas para cuando te marches!
¡Quasimodo tienes que dejar tres mil euros para la campaña de las municipales y ya sabes, debes lo otro!
¿ quasimodo el próximo año celebraremos el cabo de año de municipal ?


Esa noche soñé con Quasimodo, soñé que me besaba las manos los pies, que leía en el fondo de mis ojos el deseo y me besaba los pechos bajando hasta el centro de mi cuerpo, donde se perdía en besos ese pequeñito agujerito por el que sobresale mi ombligo y seguía besando, bajando por mi barriga y empezando a subir lentamente por el monte de venus para después seguir en dirección hacia abajo, abajo … buscaba la fragua de vulcano para forjar su espada. Antes de llegar “ahí", y al momento en que mi cuerpo prendiese fuego , le decía - ! quasimodo ¡ - y cuando levantaba la cabeza para mirarme lleno de deseo, le cubría toda la cara, tapandole los ojos con un spray de nata montada, que yo vi en una película que se usa eso , bueno , entera la película no la vi, que yo siempre cierro los ojos que me da mucha verguenza.



.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La frontera

Una vez que llegó el olor del zorro al fino olfato de Melquiades, este levantó su cabeza; aspiró fuertemente, llenando sus pulmones de aire ...