lunes, 15 de agosto de 2011

la puerta del sol 03

Pero el ojo clinicio de mi madre enseguida vió claro que mi padre venía acompañado para cambiarse y volver a salir, como cuando marise venia acompañada de una amiga, armada de convicentes razones, para conseguir que mi madre me dejase volver a salir. Yo le sonrei cuando empezó hablar, al ver que mi padre había aprendido mucho de su chiquitina; claro que de haber tenido el mismo o semejante grado de autoridad paterna, marise hubiera vuelto a salir con su amiga y no de cabeza para la cama.
Solo le faltaría a mi padre que aprendiese a traer los heridos de sus correrías a casa para que le rindieran pleitesía a mi madre; como hacian los de marise cuando le decían que habían sido heridos sin querer, cuando no se habían caido, tropezado, resbalado ellos mismos, y que marise muy amablemente ... les había rescatado de sus apuros; mientras aceptaban de las manos de mi madre unas tiritas reparadoras de sus orgullo, un cafe con leche y unas pastitas.
¿De donde vienes tu con esa pinta ? -. le preguntó mi madre a mi padre - que pareces el hombre de la tierra de fuego de los crucigramas, con todo el cuerpo pintado de cromer. ¿ Y luego no te podían meter todo entero en alcohol, con lo que te gusta beber ?
Mujer – le respondió - vengo a cambiarme y coger una chaqueta, que me voy para el concurso de la vaca que organizan los del ayuntamiento.
¿ Y que sabrá de vacas un semaforo rojo ?- volvió decirle mi madre - si van tener que despertarte de la siesta para que cambies de color- .
Pero este vencido por la zarzamora, terco, cariñoso y astuto.
usó la tactica de divide y venceras:
- Marise ¡, ponle algo ahí, a la visita, mientras me arreglo - me dijo mi padre señalando para la mesa de la cocina.
Mientras yo invitaba al amigo de mi padre, a sentarse y tomar un cafe con unas pastitas, mi madre iba detras de mi padre gritandole : - ! Pero donde vas ir todo pintado de rojo ¡ -
- Que me voy para la fiesta. Que hay el concurso de la vaca – insistia diciendo mi padre.
Se oía a mi madre batiendo las puertas del armario de su habitación, para buscarle ropa limpia y una muda a mi padre, mientras le decía : - Ya verás, cuando te vean asi los vaqueros del concurso con esa pinta de indio, se van olvidar de la vaca y van hacer un corrido a pedradas contigo que es más divertido, que aqui a tirar piedras todos se apuntan -
Regresó mi madre a la cocina, justo a tiempo de ponerle el cafe con leche, que yo había puesto a calentar, al compañero de mi padre, y mientras sorbía el cafe le preguntó que a donde iban:
- ¿ Y que es eso del concurso de la vaca ? -
La visita empezó a explicar:
- Como aquí en galicia no hay la fiesta de los toros, los nacionalistas gallegos la tomaron con la fiesta de los burros, y organizaron muchas protestas populares y recogidas de firmas, hasta que hicieron las movilizaciones en la plaza del sol, con los mozos sentados en las terrazas de los bares que se pusieron orejones largos como los de los burros, y levantó la ira de los hoteleros ... Entonces los del ayuntamiento no quisieron tener más problemas. Asi que: como el burro no es animal nacional y para evitar mas incidentes y protestas por el maltrato de tan noble animal, los del ayuntamiento acordaron, con los nacionalistas traer la vaca rubia mas tozuda del ayuntamiento y " velando mucho por la seguridad del animalito ", hacer un concurso con un recorrido que tendría que hacer el concursante con la vaca en un determinado tiempo - .

¿ Y que vaca buscaron ? - preguntó mi madre
- La de los de la labrada - le dijo la visita riendo.
Esa idea seguro que se le ocurrió a la concejala – me dije para mi poniendome a la defensiva
Mi madre , mirando por la ventana de la cocina, dijo: - esa vaca es tozuda y sorda si aún tuviera las orejas como esos burros de los rapaces, se podría tirar de ella.
¿ Y vosotras que vais hacer ?- preguntó mi padre entrando en la cocina
Mi madre se volvió para mi padre y le respondió - Nosotras, como mandamos el farolillo rojo de la casa a la fiesta, iremos a recogerlo a la noche para traerlo de vuelta, no vaya ser que duerma con las farolas.
- ¿ Y quien viene por vosotras ? - preguntó mi padre
El amigo de mi padre se ofreció diciendo : - puede venir mi hija Telma de santiago, que esta unos dias y queda sola en casa. -
Mi madre asintió.
Miré para el techo de la cocina, con cara compungida y me dije:
! Peligro, el desatino del destino; la hermana de Lidia ¡.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La abuela de Elisardo

Cuando llegó la abuela de Elisardo de regreso a casa, se fijó enseguida en los trabajos que había hecho su nieto durante su ausencia: h...