lunes, 17 de octubre de 2011

concurso de la vaca - fanfarria - 2º

En muchos lugares los políticos aprovechan la fiestas de sus pueblos para darse relevancia y  ser conocidos a cuenta de que se declaren costumbres populares como fiestas de interés turístico. Al final la fiesta se llena de guiris con cámaras fotográficas;  que nos vienen a ver como si fuéramos etnográficas. Y de desinhibirse todos los vecinos en una fiesta tradicional, pasa el pueblo a convertirse en la gran teatrada. - Ay... mira como viste el alcalde con el traje tradicional de cacique y el bastoncito de mando.  !!! - .
  Lo único que disculpo es que,  de tanta gente que viene, haya que nombrar un lugar para que la gente llegue sin perderse. Por que para  perderse se pierde cualquiera que venga a la fiesta del pueblo con nuestras costumbres gastronómicas,  sardiñada, churrascada , mejillonada , paella …  y tacita de vino. La tacita de vino que nunca este vacia !!!. Asi se han perdido aqui, alemanas, italinas, francesas, suecas ...  y con lo bien que salen ellas en la foto, todas rubitas, con su piel blanquita y  la manchita de tinto en la camiseta.  ¿ Que alguna sobrevive?.  NON PLUS ULTRA Se hace una queimada para finalizar el acto cultural . 
¿ Y que piensa el pueblo ?. Nosotras, antes que salir en las fotos de unos guiris, preferimos el anonimato y la tranquilidad , que para estas cosas somos muy discretas, . Asi puedes contar de primera mano - sin que se escandalicen ni se desmayen tus amistades las barbibybis -, que mientras celebraban la fiesta en tu pueblo se produjo un incendio en la barbacoa de mi padre, y para lucirse ante las autoridades locales y políticas, vino el hidroavión del servicio antincendios descargándonos encima la panza llena de agua del avión para que se apagase el fuego de la barbacoa. Pero que yo y mi familia no estábamos allí; que estábamos toda la familia en la playa con banderita azul que tenemos en el ayuntamiento. - Imposible de contar con toda la familia, colgados en video en you tube, por un guiri que nos grabó "en momento etnografico" - .
A lo lejos mi padre nos saludó con la mano. No tenía pérdida esa cabeza roja, con su mano roja, entre tanta gente conocida,  pero mi madre miró para otro lado, haciendo como si no le viese, y nos metió por el medio de la multitud.
La vaca la habían traído a primera hora de la mañana para el concurso y la habían metido en un cercado de madera hecho para que no molestase la gente que deambulaba por la fiestas, por que el animal no representaba ningún peligro, que pastaba comiendo de unas balas de paja que le habían puesto, como una vaca en un pajar,
Nos encontramos con las amigas de mi madre y empezaron a bromear cotilleando que con la vaca rubia de los de la labrada igual había risas, porque el animal terqueaba que no había burra ni burro que le ganase, pero que reír no nos íbamos reír igual que con un burro, que siempre podíamos encontrarle algún ascendiente en el ayuntamiento.
Sonaban gaiteros y charangas y como ya pasaba bien de media tarde, se esperaba la inminente llegada de las autoridades político locales de la capital . Que venían con el copago - nosotros les invitabamos a la comida en un lugar preferente y ellos vienen y cobran dieta completa -  
Y para aprovechar la llegada de los jefes y que se les viese : allí estaban luciéndose  el secretario y el aparejador del ayuntamiento. Mientras los operarios del ayuntamiento tiraban de la vaca para moverla de aquí para acá, el aparejador  iba  midiendo las distancias con una cinta métrica, señalando cada metro en el suelo, y el secretario, como si levantase acta,  le iba hincando unos palos en los sitios que señalba. Así las distancias quedaban bien visible y se podía calcular a ojimetro por el publico lo que pudiese haber andado el animal en los diez minutos para la prueba, que tenía cada concursante en su turno.
La vaca se prestaba con docilidad a la pantomima, sintiéndose agasajada por la atención y cuidado que le prestaba tanto funcionario local, que aún no nos tratan así a los vecinos cuando vamos al ayuntamiento.
  Yo no sé por que los actos taurinos los tiene que presidir un comisario. Debe ser para que la autoridad vea en sitio fehacientemente que si el torero aparece " pinchado "  fue por una buena cornada del animal y no por culpa del banderillero y un problema de faldas. 
 No teníamos comisario, así que los tercios, los avisos y los premios, se acordó que los diera el juez de paz con un pañuelo blanco para que no hubiera violencia.
Se acordó  también que se atendieran por parte del publico las señales que diera el animal, pues la vaca rubia mientras rumiaba la yerba, con el constante vaivén a los lados de sus mandíbulas, mostraba señales moviendo orejas y rabo, para asustar las moscas banderilleras que se acercaban por su presencia y por el oro vacuno, que depositaba según sus necesidades, con el que se abona enriqueciendo los prados. Y con las señales de la vaca, así se fuera aplaudiendo o más aplaudiendo, según los concursantes fueran participando, hasta llegar el momento álgido con el recitado del sobrino de la concejala.
Por que estaba todo previsto, incluido el nombre del sobrino de la concejala grabado en el trofeo,  y para que una insigne figura publica provincial y destacada persona del partido, entregase el premio al ganador.

un saludo y mi admiración a los que hasta ahora me seguis leyendo
gracias :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La frontera

Una vez que llegó el olor del zorro al fino olfato de Melquiades, este levantó su cabeza; aspiró fuertemente, llenando sus pulmones de aire ...