lunes, 31 de octubre de 2011

poker de ases 4º



Los operarios se acercaron de nuevo a la vaca, limpiaron un poco alrededor de ella la paja esparcida y con disimulo movieron las balas de paja alejandolas hábilmente un poco del animal para que se desplazase hacia la paja y pudiera seguir comiendo. Al acabar la operación se dió paso al siguiente concursante y sobrino de la concejala.

Así que entró el sobrinisimo en el recinto, con todos los ases de la partida guardados bajo la manga. Se aclaró la voz regalando a los presentes unos gorjeos. Hincó la rodilla en el suelo con ademanes teatrales - Ya se veía con tanta teatrada que él tenía claro, no el oficio de vaquero sino el beneficio del concurso- , y exigiendonos silencio arrancó a grito pelado:

Esas dos líquidas perlas
se desprenden tranquilas
de tus radiantes pupilas
convidándome a beberlas,
evaporarse, a no verlas,
de sí mismas al calor;
y ese encendido color
que en tu semblante no había,
¿no es verdad, hermosa mía,
que están respirando amor?
¡Oh! Sí, mi bellísima bestia
espejo y luz de mis ojos;
escuchame sin enojos,
como lo haces, amor es:
mira aquí a tus plantas, pues,
todo el altivo rigor
de este corazón traidor
que rendirse no creía,
adorando, vida mía,
la esclavitud de tu amor.

Don Juan tenorio- José Zorrilla


Y al acabar la poesía, contando que el animal le siguiese, pegó un fuerte berro montes


Eiii vaca Ehhhhhhhhhhhhhh !!!
hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh !!!

con una sonoridad muda , en perfecto castellano.

La vaca , tal como se había urdido con el truco de la paja, se desplazó lo justo, moviendo orejas y el rabo que se balanceba a los lados con el meneo de sus ancas al caminar para morder y arrancar un bocado de yerba de la alpaca y seguir comiendo.

  Al ver la distancia salvada por el apetito de la vaca, puesto que el animal hasta ahora no se había movido lo más mínimo, familiares, amigos y demás devotos, arrancaron en un fuerte aplauso
Los que más efusión y contento mostraron fueron los miembros de la familia de la labrada, que al ver el truco de las alpacas usado para que se moviera el animal,
captaron la esencia del cuento del burro y la zanahoria. Y cayeron en la cuenta de que no se les había ocurrido hasta ahora poner el carro cargado de hierba delante de la vaca para torcer su tozudez.

Yo me quedé absorta, pensando para mi que tendría la poesía de Zorrilla.  Recordando tantos recitales que me había tragado, en los que el galán se atrevía a decir a doña Ines que sus poros se abrían respirando mucho mejor, mientras seguía inocentemente el movimiento de las manos en blanco y negro suplicante de los poros de doña Ines. - Claro que mi galán me lo he encontrado en un rastro y lo tengo en el dormitorio , donde me sirve para colgar el sujetador y la camisa y los pantalones plegados durante la noche; mientras yo sueño hasta el amanecer con mi Quasimodo que me lame y me tapa mis poros abiertos -
Durante el momento en que yo estaba absorta mi padre había desaparecido y había entrado dentro del recinto de vaca por que era el último concursante

El publico, que ya había visto el repoker de ases del sobrinisimo, viendo entrar a mi padre con la cara y las manos rojas por la tintura de iodo, rompieron a reir, unos por convecinos y otros por enemigos, aplaudiendole y acompañandole con unas buenas risotadas.

La vaca agitó una oreja al notar el ruido que se producía con  la algarada del publico y se sintió inquieta al ver ese hombre todo pintado de rojo, poniendose en guardia cuando mi padre haciendole gestos y señales frente a ella, empezó su recitado:

yo no sé si podré afirmar ,
si mi dulce amada gusta o no ,
de que todo el mundo sepa que yo la sirvo;
solo sé decir que su nombre es dulcinea,
su patria el toboso, un lugar de la mancha.
Su calidad por lo menos ha de ser princesa,
pues es reina y señora mia.
Su hermosura sobrehumana,
pues en ella se vienen a hacer verdaderos
todos los imposibles y quiméricos,
atributos de belleza
que los poetas dan a sus damas:
que sus cabellos son oro,
su frente campos elíseos,
sus cejas arcos del cielo,
sus ojos soles, sus mejillas rosas,
sus labios corales, perlas sus dientes,
alabastro su cuello, mármol su pecho,
marfil sus manos, su blancura nieve,
las partes que a la vista humana
encubrió la honestidad son tales,
según yo pienso y entiendo,
que sólo la discreta consideración
puede encarecerlas y no compararlas.

Miguel de Cervantes- Quijote

El publico calló esperando el grito final, produciendose un inesperado silencio tras el recitado de la prosa de Don Miguel; por que mi padre, que ya es mayor, no estaba para ir berrando al ganado por el monte y se olvidó del consabido grito para rematar su actuación. Fue entonces cuando el animal, percibiendo la respiración contenida del publico y creyendo un inminente peligro, decidió arremeter contra aquel hombre todo pintado de rojo y sacarlo a hombros del ruedo.

La vaca miró para mi padre,  todo lleno de tintura, levantó las dos orejas, enderezó el rabo en horizontal, bajó la cabeza, levantó una pierna derecha, como si fuera un perro de caza que señala una perdiz, apuntó la cornamenta hacía aquel farolillo rojo y arrancó a correr hacia mi padre con la bravura de tiro del animal.
Mi padre al ver la embestida echo a correr por el corral, evitando al bicho, hasta que consiguió saltar el cercado del animal donde fue rescatado y aupado a hombros, entre gritos y aplausos,  por el publico, mis convecinos, que clamaron con entusiasmo mientras llovía la ojeriza de la bancada de las autoridades. Por que todos habían visto claramente, que si el anterior jugador había participado con un  " repoker de ases"  bajo la manga, mi padre le había levantado la partida con una escaleras de banderillas a la reina, siendo el ganador del concurso vacuno. Todo de rojo, los amigos eran abrazarle, empujarle y gastarle bromas.


¿ PERO COMO SE IBA DAR UN PREMIO Y QUIEN SE IBA HACER LA FOTO, ENTREGANDO EL PREMIO CON EL NOMBRE DEL FAMILIAR DE UNA REPRESENTANTA POPULAR DEL PUEBLO “A UN ROJO “ Y SALIR EN EL PERIODICO ?


Amigos, yo solo soy la mano que escribe de marise ,
no tengo respuesta a las preguntas

Próxima semana
continuara



No hay comentarios:

Publicar un comentario

La frontera

Una vez que llegó el olor del zorro al fino olfato de Melquiades, este levantó su cabeza; aspiró fuertemente, llenando sus pulmones de aire ...