lunes, 15 de octubre de 2012

Seguimos contando 1

Es jueves y es día de feria en el pueblo.
Los puestos se organizan a lo largo del paseo del río, bajo la sombra de unos plataneros que custodian sus márgenes y dan sombra al caminante durante su recorrido.
A uno y otro lado del puesto se movían las vendedoras. Eran madre e hija. En el puesto hay ropa variada de mujeres donde revuelven las clientas apretujadas en busca de su compra. Las vendedoras iban dando voces para atraer la atención de la gente que pasaba por el estrecho camino que había entre los puestos
-¡ A cinco y a dos euros, ahora, a los cinco y a los dos euricos señora !
- ¡ A ver , los tanga de maría, a cinco y a dos euricos la camiseta !
Enfrente, separados por un estrecho espacio, la competencia grita:
- ¡ Venga nena a cinco euros el camisón y el pijama!
- A ver guapas aprovechar ahora !
- Tenéis cosas muy buenas hoy-, se oye una voz más allá.
-Cinco euros la camiseta y a veinticinco euros la chaqueta
-¡ Venga nenas camisetas de temporada !

Los puestos estaban colocados de tal manera que la gente podía caminar como el agua por los meandros del río, coincidiendo al final la entrada con la salida obligando así al caminante a pasar por todos los puestos.
- Un euro un euro un euroooooooooooooooo ehhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh.
-¡ Aquí a dos , a dos euricos , Eh chicas aquí, tenéis toallicas
Iban señalando las anunciantes de viva voz los montones de ropa mientras daban sus gritos.

Como en la rama dorada podríase hacer un estudio de las familias de las personas que se reunían para vender en la feria y todo ello solo con sus voces .
Fuera del circuito de los puestos se podía ir caminando bajo una arboleda de plataneros pero los gritos seguían a los transeúntes
-! A ver que vendo barato, eh !
-¡ lo que no hay aquí lo hay allí !
Y los gritos subían al cielo en unísono de un improvisado coro
¡ A dos euricos, todo a dos euricos , solo a dos euricos !
El paseo termina en el puente y después de cruzar se llegaba a la carretera antigua que se dirigía a la coruña.

Y mientras esperaba a que llegase mi madre de hacer el recorrido de los puestos, llegue a esa consciencia momentánea, que nos despierta haciéndonos algo aparte sobre todas las cosas con las que vivimos, y me dí cuenta que toda la historia empezó cuando tuve un buen final.


Ya se sabía la noticia de los altavoces de la iglesia y las sospechas iban en varios direcciones, algunas contrarias. Era como un juego de apuestas, donde el premio era el ser oído en las tertulias.
Pero la noticia más popular de las que circularon ese día, compitiendo con chascarrillos picantes.
La vaca de los de la labrada, sorda y teimuda * testaruda , no había manera de conseguir que dejara acercarse ningún toro, por muy semental que fuera. porque la vaca era tan bruta que a los ojos de los profanos diríase que ella misma parecía un buey .
La vaca podría competir con los bueyes de tiro a llevar carga, a tirar de las raíces de los troncos, o a arrastrar troncos con el buey más pintado. Pero esos concursos eran muy cerrados y machistas, y para nada querían sus machistas patrocinadores dejar participar a una vaca a pesar de que los bueyes fueran toros castrados.

El abuelo de los de la labrada decidido a tener una buena descendencia de su animalito, después de fracasar con el intento de que la montara un semental, porque los toros, acostumbrados a llevar una vida apacible de comer y sembrar su semilla se arrinconaban horrorizados en el corral, llamó al veterinario para inseminarla, pero la vaca al levantarle este el rabo para meterle el tubito le arreó una patada con su pierna trasera ... " mismísimos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La abuela de Elisardo

Cuando llegó la abuela de Elisardo de regreso a casa, se fijó enseguida en los trabajos que había hecho su nieto durante su ausencia: h...