lunes, 4 de julio de 2011

Seguimos con Quasimodo 8

Llamé al ayuntamiento para que me pasará con el cabo de la municipal. Como no estaba , ni me querían dar su numero de movil, le deje recado para cuando llegase.
" Una vecina llamó diciendo que encontrara unos restos de ceramicas que podrían ser de cierta importancia historica aún por determinar. Dejaba su numero de telefono: ********* para que le llamase el cabo al llegar" - aquí no lo pongo para que no llamén desconocidos, que nunca se sabe –." Mientras tanto la vecina esperaba custodiando el descubrimiento, al lado de la casa donde se entierran a las mascotas."- Esto último era para que se diera cuenta.-
Ya pasaba un buen rato esperando cuando venían carolo y pedrolo, los gemelos de la labrada, riendose entre ellos, con unos calderos vacios. Y al llegar a mi altura me dieron unos gritos saludando. Yo les respondí:

marise – ¡ Que tal , bacunos! , ¿ Donde vais con tanta chispa que vais prender fuego al monte?
carolo – posando el caldero en el suelo, y poniendo un pie encima de una piedra - ¿ Que haces en el lugar, marise ?. ¿ No iras enterrar el conejo ?
marise – El conejo esta vivito y coleando que no hay escopeta que le mate.
pedrolo -¿ Por que no te casas conmigo, marise ?
marise – Por que no hay quien os separe a los dos. Lo que teneis que hacer es ir a un circo y casaros con una siamesa que os achuche juntos.
carolo - Si , y que tenga tantos hijos como la gata que tenemos en casa.
risas
pedrolo – moviendo la cabeza , señalando con la vista nuestro viejo cementerio de animales - Está el alcalde pesando levantar el osario de las mascotas, que quiere hacer ahí un chalet.
carolo - Si, asi ya se tira por la ventana al rio,
pedrolo – Con el bandullo que tiene, rebota en tierra y cae de plancha en el rio.
marise - con recochineo . Se puede denunciar a los ecologistas que andan las truchas con dolor de cabeza.
risas
pedrolo – Igual, se cae de cabeza en la tierra y se entierra el solo.
carolo - Con tal de ahorrar seguro que se tira de cabeza por la ventana; asi ya queda enterrado con la chaqueta americana tan vieja que usa,
pedrolo - Dicen que ya se la hizo corta el sastre, hace veinte años, pensando en que en el futuro no la pudiera abrochar y mostrara asi el bandullo * tan hermoso que tiene
carolo - Solo le gana la concejala que lleva una chaqueta a rayas , que huele tan mal que parece que la sacó de un contenedor de la basura.
Pedrolo – ¡Si, hasta las rayas se marean !
mas risas
marise – Anda , no os metais en politica
carolo - bueno , te dejamos que tenemos mucho que hacer.
Y con estás guasas se pusieron andar. Como a treinta metros carolo se dio la vuelta y gritó
carolo – Aún nos acordamos de tus sorbetes de grelos colada, marise.
marise – Un dia os hago migas con choquitos,

continuaron su camino riendose entre ellos.

Mientras, arrimandome a la sombra de los negrillos , yo continuaba con la espera que desepera .
Ya de tanta calor empezaba a desvariar y me veía desmayada, y Quasimodo me hacía el boca a boca para reanimarme: y me daba un masaje cardiovascular, con lo que yo tengo abundantemente que masajear.
Claro que yo no me desmayaba, por que este tio seguro que no aparecía y me veía como una lombriz de tierra toda achicharrada, como aquellas que de niñas poniamos encima de una piedra caldeada por el sol del verano.

Amigas no se si os lo dije anteriormente
pero esto:

continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La abuela de Elisardo

Cuando llegó la abuela de Elisardo de regreso a casa, se fijó enseguida en los trabajos que había hecho su nieto durante su ausencia: h...