domingo, 31 de julio de 2011

el desayuno de marise 01


Estamos a media semana y yo, recien salida de la cama, me he ido a la cocina a desayunar.
Estoy sentada delante de un tazón de cafe con leche, cargado con toda la variedad de galletas y pastas de mi casa: galletas, magdalenas, sobaos, pan tostado ...  Eso si, solo hecho al tazón poquito de cada cosa: dos magdalenas, dos sobados, dos galletas, dos rebanadas de pan integral tostado ... por que el medico me dijo que comiera de todo pero poquito. - No le hecho azucar por que estoy a dieta.
 Se  estaba ahogando el sobao sumergido en la leche y cuando espiraba las últimas burbujas de aire, desde la calle, se empezó a oir un griterio de maullidos de gatos. Mi madre entró apurada en la cocina por el monedero.
¿ Tienes algo de dinero suelto, marise ? - Preguntó mi madre mirando con el dedo dentro del monedero.
La miré mientras buscaba con el dedo metido dentro del monedero si encontraba alguna moneda. No le dije nada.
Como vino, salió corriendo para la calle. Fuera se oia la bocina del coche del pescadero que llamaba a alguna rezagada, o alguna indecisa, si si, o si no compraba hoy pescado.

Esto del destino esta suscitando serias preocupaciones y me tiene algo deprimida: ¿Podría ser que, aunque el destino de marise sea el de quasimodo, el destino de quasimodo no sea el de marise y las aventuras de marise no sean si no una tragedia donde el cruel sino castiga a una desconsolada protagonista?.
Toda una tragedia atlantica de lagrimas, pañuelos y gritos; no como esas tragedias mediterraneas con personajes como Ifigenia, Antigona, Electra ...  si no con mujeres gallegas que pelean con su maridos y con el oceano, antes que hacerle la colada a la ropa de sus dioses griegos.
¿Y quien iba a ver a marise llorando?.
Ya imaginaba como iba disfrutar la concejala, patrocinando desde el ayuntamiento obras de teatro escolares, donde los alumnos, dando rienda suelta al lacrimal, con lagrimas, muchas lagrimas, representaban ante el regocijo y la felicidad de sus familiares, una otra y otra vez, el papel de su archiamiga marise llorando desconsolada por los sufrimientos de su cruel destino.

Entró mi madre de nuevo en la cocina y mientrás iba metiendo en la nevera el pescado que había comprado, me preguntó:
¿ Marise, vas ir a la fiesta que organiza el ayuntamiento en el merendero del rio para los mayores. ? Hay pulpo y churrasco. ?
Las lagrimas y el pañuelo:
Que te acuerdas de las perradas que le hizo ayer "la mala" a la protagonista de la telenovela. Lagrimas y pañuelo
Que vas ver la telenovela y hoy no la echan por que hay debate de la nación. Lagrimas y pañuelo
Que piensas en los sufrimientos de la protagonista de la telenovela mientras los politicos hablan indiferentes a los problemas del pueblo. Lagrimas y pañuelo
Que se te quema la comida por andar embobada. Lagrimas y pañuelo
Que ahora no tienes nada en la nevera para salir del paso. Lagrimas, mocos y pañuelo
Que has dejado de llorar y te pasas el pañuelo lleno de mocos para secar los ojos llorosos.
Que te das cuenta, llena de mocos, de lo estupido que es usar un solo pañuelo para todo. Lagrimas y llanto desconsolado.
Eché más leche al tazón; mi desayuno ya empezaba a producir sus efectos positivos.
Pense en la fiesta que se organizaba.
Miré para mi madre y le dije: – Igual es buena idea ir a la paparota con papa y tu, asi tambien me aireo un poco yo.
Seguí con mis pensamientos :
¿ Que ropa me iba poner para hoy ?. ¡Ayyyyyyyyyyyyyyy, si tuviera el armario de una de esas diseñadoras de moda ... de mi talla !
Y mientras iban entrando las horas en la mañana, me veia como una famosa modista ante mi tazón inacabable de desayuno, diseñando ropa y bikinis para las esmirriadas de las modelos, a las que pellizcaba y les tiraba del pellejito de la piel de la barriga, haciendo burla de ellas por que no cabian dentro de los vestidos.



Fin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La abuela de Elisardo

Cuando llegó la abuela de Elisardo de regreso a casa, se fijó enseguida en los trabajos que había hecho su nieto durante su ausencia: h...