lunes, 21 de mayo de 2012

los de la batea pasaban mas tiempo en el mar - 9



Los de la batea pasaban más tiempo en el mar que en tierra. Y cuando estaban en tierra, en el medio de la noche no había atajo ni recodo ni recoveco del terreno que no conociesen y por el cual pudieran andar sin desviarse unos centímetros del camino.

Hasta donde la memoria popular alcanzase los antepasados de los de la batea habían sido todos ellos contrabandistas, y con la historia de su familia, se podía hacer toda una historia del contrabando y sus artes en nuestras tierras, y de la evolución que el comercio local y los llamados delitos económicos, habían tenido a lo largo de los tiempos hasta nuestros días .

Ganados vacunos, mulas, cabras, monárquicos, hierba, centeno, trigo, liberales, telas, ron, de nuevo monárquicos, cerdos, caballos, otra vez los liberales, patatas, cebada, wolframio republicanos, ginebra ,güisqui, güinston, cámaras fotográficas, portátiles... habían sido llevados a uno y otros lados de las fronteras conforme cambiaban los gustos y las ideas de las gentes del lugar . Contrabando, comercio y política se había desarrollando con la familia de los de la batea hasta nuestros días y fueron creciendo a la par con las necesidades de los mercados locales.

Una voz muy fuerte gritó mi nombre: - ! mariseeeeeeeeeeeee ¡-
me desperté dando un salto de la cama.
Estaba sonando el teléfono. Lo cogí. Era mi madre que llamaba para decir que no llegarían hoy a casa de sus vacaciones porque al llegar a santiago les habían devuelto para madrid. El avión no podía aterrizar en el aeropuerto de santiago por la niebla que había.
- Cachis -, me dije yo, - después de hacer el zafarrancho general en la casa toda apurada ahora tenía un día más - .

Después de la fiesta que se había realizado festejando la primera captura de la temporada de pesca, el furgo estaba muy molesto por las risas de sus amigos porque la rusa se había despedido de él, cuando la dejó a primera hora de la mañana a la puerta de la chatarreria , con un beso en la mejilla mientras le decía con su horrible acento : -  ¡ Si calientas el horno no te olvides de cocer el pan ! -

A la noche sonó el teléfono en casa de marise. Marise fue corriendo, botando con sus pantuflas para coger el teléfono, pensando que eran sus padres. Descolgó el teléfono y al ponerse el auricular al oído oyó al otro lado de la linea la voz del furgo que le decía trabándosele la lengua -
-" La rusa, decir que submarino fácil de hacer. Decir que tener todo para hacer un submarino que poder cruzar la ria y poder llegar a altamar “ .- imitaba un horrible acento ruso.
- ¿ como dice ? - respondió extrañada Marise .
 El furgo se mostró sorprendido por la voz y dijo de nuevo balbuciendo :
- Ah ... perdón... me he confundido -.
- Clic ... pi, pi, pi... - se oyó desde el otro lado del telefono -

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La frontera

Una vez que llegó el olor del zorro al fino olfato de Melquiades, este levantó su cabeza; aspiró fuertemente, llenando sus pulmones de aire ...