lunes, 14 de mayo de 2012

un dia en el viaje de mis padres - 8



Aunque supuestamente mis padres están en Mallorca, están tomando un café en el Gambrinus en Nápoles. La mesa está próxima a una ventana por la que se ve la calle . Mientras mi padre habla mi madre mira a través de los cristales la gente que transita .
Los turistas van corriendo en dirección a la estación de Nápoles para coger el circunvesuviano (tren turistico que rodea al monte Vesubio) . También se puede coger un tren de cercanías en dirección para Sorrento para visitar Pompeya.
Pasa un autobus lleno de gente que van ver la preciosa bahía de Nápoles con el Vesubio a lo lejos.
Mas gente. Más mochilas. Pasan unos japoneses con sus cámaras fotográficas en dirección a la Basílica de San Francisco de Paula en la Piazza Plebiscito.
Mi madre, Dolores de Marise- no me queda más remedio que darle nombre a mi madre para facilitar el desarrollo de está historia - mira para el reloj. Ya es la hora, acaban de abrir las tiendas para poder ir de compras. Se dirige a mi padre y le da las últimas instrucciones, antes de salir a la calle Chiaia, una de las calles comerciales más conocidas de la ciudad.

No tardaron en entrar en unos grandes almacenes. Mi madre empezó a mirar prendas. Detrás de ella mi padre que cada cinco minutos: - Dolores de marise ... - por aquí-, Dolores de Marise ... - por allá.

Ya mi madre empezó a hartarse de tantos dolores, que decidió darle el esquinazo un rato a mi padre para quedar tranquila y poder mirar a gusto en el centro comercial. Subieron, bajaron y corrieron por las plantas del centro - mi madre jugando al despiste, mi padre que no se despegaba. Pero por suerte, en un momento en que subían usando las escaleras mecánicas,descubrieron el todo a cien para hombres en la cuarta planta y ahí consiguió mi madre zafarse de mi padre.

 Mi madre suspiro, Por fin libre para encontrar esa prenda  que no sabes que necesitabas hasta que la encuentras. Rebuscando en unos cajones llenos de rebajas, rodeada de un montón de mujeres italianas, halló un articulo de su interes . ! Un bolso de autentica polipiel de cocodrilo ¡ .

Fue directamente a preguntarle a una dependienta llevándole el bolso, que ya había adoptado, con el cuento de que si el articulo estaba bien de precio por que lo había visto. igualito en la feria, mucho más barato.
La dependienta ni papa de español.
No tardó en aparecer el jefe de planta y un corrillo de italianas tupefactas , * estupefactas, de ver la española que se enzarza discutiendo por el bolso con el recién llegado. El jefe de planta gesticulaba con las dos manos , con los dedos indice y pulgar cerrados como si tuviera cogida una pizza de pepperonis, que llevaba hacía el para morderla y devorarla a toda velocidad como si alguien se la quisiera quitar.

Las italianas se preguntaban que era esa mujer : Una respondía: - è lo spagnolo - *es española -¿ ma che sta dicendo ?- * que esta diciendo - se preguntaban mirando para esa madonna bajita , regordeta, con pelo blanco ... - ¿ gli spagnoli non sono come la mamma chicho ? - * ¿ Las españolas no son como las mama chicho ... ? - .

Mi madre, sintiéndose apoyada por el corrillo de italianas, igual que un jugador de fútbol por la afición, discutía el precio del bolso con el jefe de planta chapurreando en gallego como si estuviera en la lonja comprando el pescado.* - en gallego, si aquí no vamos hablar en italiano-.

- ¿ Come spagnolo ... ?-* ¿ como ... española ? - Se preguntaban .... las italianas - ¿ e che sta dicendo? .- ¿y que está diciendo ?- non vedete che parla molto male gli spagnoli - no ves que habla muy mal el español.

Y en ese momento se interrumpió la música de los grandes almacenes para oirse una voz que decia: ! madonna Dolores de Marise ... ¡ - ! Si prega di acerquese alle informazioni quarta piano vi aspettano ¡ - * por favor acerquese a información de la cuarta planta le están esperando-
- madonna dolores de marise , - Si prega di acerquese alle informazioni quarta piano vi aspettano, ....-
Mi padre de nuevo,- quien según mi madre, quiere acabar con sus nervios-,  que no habían pasado diez minutos sin ver a mi madre - .

Al salir de los grandes almacenes, no ponemos el nombre por que se lo hicieron prometer a mi madre no fuera que pensaran todas las españolas " como ella " que regalaban bolsos gratis - de autentica polipiel de cocodrilo -. Mis padres , pidieron un taxi para ir a recoger un coche que "sus amistades" de acá le tenían reservado: un viejo alfa romeo giulietta, negro ... como los que se ven en las películas policíacas que conducen los capos italianos.
En la tienda de alquiler, se quedaron perplejos al ver llegar a mis padres que venían a recoger el alfa romeo, pero entre el montón de euros que salieron del bolso – mi madre siempre paga al contado - y la pinta de mi madre, pensaron : ante la duda mejor no arriesgar la vida... que igual era la madonna de algún capo.


Van mis padres con el coche por Nápoles. Mi padre conduciendo, mi madre va callada pensando en lo ocurrido en los grandes almacenes - Es de esas mujeres que dentro de seis meses te dice : - ! Si, como aquella vez en nápoles que ....¡-

Suena la música en el aparato del coche : - Tu vuó fá l'americano .... -


Mi padre diez minutos a alta velocidad por Nápoles, - pobrecitos italianos, igual que en mi tierra cuando va por la autovía acompañado con un montón de coches en procesión que le siguen detrás... -

Un semáforo en rojo. Mi padre se detiene a cinco metros. Los peatones al ver ese alfa romeo negro seguido de tantos coches, le ceden el paso con su semáforo en verde, le saludan y hasta algunos bajan la cabeza en señal de respeto. Cambia de color el semáforo y continúan.

- Tu vuó fá l'americano ... l'americano -

Llegan a otro semáforo en rojo. El conductor de atrás le toca el claxon: Es un claxon tímido, como pidiendo perdón. Mi padre, al volverse para atrás, ve que el conductor le hace señales diciéndole que se salte el semáforo en rojo. Como mi padre continua parado con el semáforo en rojo, aparece un agente de la policía italiano que para el trafico y manda a mi padre que cruce. Al pasar el coche al lado del agente este saluda a mi padre con agradecimiento.

- Aquí no se conduce como allá - , haciendo referencia a nuestra tierra - , aquí se ve que tienen cariño al conductor - . Dijo mi padre.
Mi madre, miraba para mi padre y le decía que sería la crisis. Aunque para ella sus amigos le habían elegido bien el modelo de coche de alquilar, para que no tuviese ningún problema con la manera de conducir de mi padre.

Al llegar al hotel, no había sitió donde aparcar en la calle pero no tardó en aparecer un señor muy educado que les hacía señas con la mano diciéndole que se aproximaran a donde estaba él para aparcar en el único sitio que había libre: - en el medio y medio de la acera -

Entonces mi padre se negó en redondo a bajar del coche y regresar al hotel. Le dijo a mi madre que pudiendo conducirse así en italia , él no iba bajar hasta tener recorrido todo Nápoles en coche. Y la dejó marchar sola con sus bolsas para el hotel.

- Tu vuó fá l'americano .... l'americano, l'americano - .



No hay comentarios:

Publicar un comentario

La frontera

Una vez que llegó el olor del zorro al fino olfato de Melquiades, este levantó su cabeza; aspiró fuertemente, llenando sus pulmones de aire ...