lunes, 11 de abril de 2011

sobre la vida y la muerte o la leyenda del samain 3º

.

Así que en un plis plas, osea en un inmediato, estaban dentro del local del horno del pueblo del que era propietario el panadero que hace el reparto a diario por el lugar y hasta a veces, como se tiene comentado, se tenía escondido y dormido de pie en la bodega de durante varios dias, como era el caso de las fiestas del pueblo donde se refugiaba por que se veía acosado, con los encargos de asados, pasteles, roscones, empanadas ,,,,
Cuando aparecieron nuestros amigos, el panadero estaba metiendo leña avivando el fuego que había dentro del horno para llegar a la temperatura de cocción, y reponiéndose del susto de la aparición repentina del vecino - la muerte no podía ser vista en modo alguno más que por nuestro héroe - el panadero, sin parar de echar leña al fuego en el interior del horno, le pregunto a xil - ¿Andas matando a la gente de susto ? y continuo - no te contaba yo por aquí hoy. Vete lavando unos vasos que vamos tomar unos vinos. Tengo un vino que te va gustar -
xil, dada su situación y como en nuestra tierra una vez se llena el vaso con vino nunca esta vacio, haciéndole un gesto circular con la mano a la altura de su barriga, se excuso en un hipotético malestar añadiendo además que había dejado una pota en el fuego y que solo venia por una bolla de pan que quedara sin el.
El panadero molesto por el rechazo de la invitación, le hizo burla diciendole si se habia metido cocinero ahora , y viendo que no obtenía respuesta por que xil no articulaba palabra, sin mostrar la pena que le afligía, siguió diciendole sin perder de vista el fuego, que eligiese y cogiese la bolla del pan que había dentro de un saco de papel de harina próximo al mostrador de la panaderia, que era del que le quedaba del día que pasó - la bolla de pan de horno artesanal dura más de una semana y hasta diez dias , dependiendo del buen trigo, y de la mezcla que se hace de la harina gallega con otras harinas, entre ellas de las dos castillas o Aragón - y siguiendo la burla con xil agregó que era el que tenía para las gallinas, preguntándole si no bebía por que estaba enfermo, si le había penado el medico so pena de muerte a no beber, si estaba por morir en vida santa, y hasta si había hecho una promesa algún santo para que la helada no le llevase el vino, por que basta para vivir en el rural para saber de lo ingrato que puede ser el campo que cualquier inclemencia del tiempo te puede echar a perder en un dia todo el trabajo de un año.
- estás bromas sobre la muerte que aquí se muestren como fruto de la casualidad son fruto de la intuición y empatía subconsciente que en galicia se tiene con los seres queridos, y que algunas personas, como las brujas gallegas, tienen la suficiente habilidad para reconocer y saber que cuando esto ocurre, la persona con la que esta hablando le ronda o está próxima la muerte o la desgracia pudiéndole llegar hacerle recomendaciones para librarse de su desgracia -.

El panadero después de hablar un rato con el silencio de xil y viendo que no iba poder contar con la compañía de este durante la faena de la noche, le tiró un guizo o astilla de chopo, echándolo y diciéndole que se diera por servido. Haciendole más bromas con alusión a la muerte continuó gritandole, por que estaban saliendo con la bolla de pan , - que ya iría por la mañana a su casa para asistir al entierro o para llevarle pan del día y tomar unos vasos, si es que aún seguía vivo. Y cierra la puerta al salir que se escapa el gato, que para hablar solo se iba poner radio tres* - RNE3., que por lo menos cantaba.


*
en agradecimiento por la importante y grata compañía que llena las noches de los panaderos artesanales que hace por la noche RNE3 a los panaderos artesanales.


continuara en breve

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La abuela de Elisardo

Cuando llegó la abuela de Elisardo de regreso a casa, se fijó enseguida en los trabajos que había hecho su nieto durante su ausencia: h...