lunes, 7 de marzo de 2011

hoy me toca hacer de canguro con mi sobrino 1ª parte

Hoy me tuve que quedar con mi sobrino, es un cielo, ahora mientras escribo aquí lo dejé jugando con sus juguetes favoritos, los coches de bomberos. A mi me recuerda cuando yo era niña, claro que no había tantos juguete como ahora, pero jugabamos entre todos, al pañuelo , al escondite, a la rana , al pilla ...a mi lo que más me gustaba era el pilla y las corridas que echabamos ,corríamos con cualquier pretexto, un dedo en un ojo, un empujón a un charco, eres la novía de aquel .... aquel siempre era muy feo. A mi el favorito era llevar la coleta rechula, y a la mínima que me tiraban de ella metía unas corridas que para que te voy contar; a veces tenía que ayudar y empezaba yo con un tirón de pelos, o simplemente recordaba el que me habían dado el otro dia, aunque hubiera sido otro.
- Ay la fantasía de los niños: ahora está mi sobrino llamando a la señorita de los bomberos diciendole que estaba solo en casa que salía mucho humo por la chimenea, y que manden varias unidades de vehículos -
Sigo contando: era yo echarme a correr que ya los niños huían despavoridos. Y menudas corridas que hacíamos para que no los alcanzase porque de unas sacudidas acababan en el suelo y me tiraba encima de ellos de espalda y los espachurraba igual que los osos se rascan el lomo contra los pinos, por que una era una señorita y no se iba sentar a horcajadas encima del chico.
Todo esto me hacía la chica mas feliz del mundo hasta que un dia le mandaron una nota a mi madre diciendo que su hija, es decir yo, era un poco extrovertida, y a mi madre le sentó muy mal, por que de aquellas eramos tan simples como tan nobles y eso de extrovertida le sonó igual que a pervertida y me dió una tunda que para que contar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La frontera

Una vez que llegó el olor del zorro al fino olfato de Melquiades, este levantó su cabeza; aspiró fuertemente, llenando sus pulmones de aire ...