martes, 29 de marzo de 2011

Ideas de Marise .- presentacion

Alguna razón habrá cuando escribir se convierte en vicio. Por que una se pone y cuando pulsa una tecla ahí van un montón después, que sin darme cuenta me tiro a una carrera irrefrenable hasta que acabo contando algo de manera confusa que solo yo, que lo he escrito, lo entiende perfectamente.
El tema central de un escrito es el contenido y no la mecanografía. Porque , como , quien, cuando y donde … es lo que se dice. A mi no me gusta se una mera mecanógrafa ni sueño en escribir como escritores, famosos o no, que están detrás de un montón de novelas que inundan las librerías con títulos sugestivos, que siempre hacen alusión y contienen un poco de contexto histórico, claves secretas para descifrar, sociedades secretas y/o algo o alguien parecido a nazis que persiguen, por métodos asesinos, hacerse con un objeto perdido legendario …cuyo encuentro por otras personas, paradójicamente beneficiaría a toda la humanidad menos a ellos, por que ellos lo que quieren es administrar su uso en su propio beneficio. Como algunos políticos de la oficina, vamos.
Te sientas y te ocurre como a las personas razonables que quieren buscar algo con sentido en esta vida y acabas cogiendo el vicio de aporrear en las cosas mas impensables del mundo, en este caso las teclas.
A veces no necesito ni escribir. Miro por la ventana y hago una sonrisa. Esa fue toda la historia.
Para mi cuando escribo me gusta lo poquito y la originalidad. Después del exceso de hojas en un libro no hay nada peor que ver las prisas en buscar protagonismo buscando precipitadamente la originalidad. Si lo descubres no sigas leyendo, ganas.
La originalidad es como el primer pecado en el paraíso. Que una escribe por que nació escritora en un folio en blanco y descubrió que le gustaba y descubrió que le gusta esta vida, pero necesita de los lectores de sus escritos para que la exculpen en sus tabernáculos y oratorios.
Yo solo soy marisé, y hago las cosas con cariño sin cobrar nada por ello. Si yo cobrase un euro por leer estas lineas se podría decir con tranquilidad, - Tengo leído cosas mejores - .




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La abuela de Elisardo

Cuando llegó la abuela de Elisardo de regreso a casa, se fijó enseguida en los trabajos que había hecho su nieto durante su ausencia: h...