martes, 22 de marzo de 2011

la mancomunidad del palillo 1ª parte

Pocos conocen al Furgo por su nombre: Arsenio. Yo le voy llamar unas veces el furgo , nombre que parece sacado de una película del oeste y que en algún momento le puso alguien por su oficio de transportista, por que el coquinas es el camionetero de mi tierra .y otras veces le voy llamar el coquinas. por que el furgo es un gran enamorado de las chicas.
El furgo siempre tiene dispuesta su camioneta para hacer a los vecinos todo tipo de transportes de bultos y mercancías, y recados. Mayormente vive de los trabajos relacionados con el transporte que le pueden caer los días de feria, en las localidades de la comarca. A primera hora de la mañana se desplaza con su camioneta y la  deja aparcada en lugares fijos, adquiridos por el derecho de antigüedad, en las inmediaciones de los lugares de ventas de la feria. Despues de tomar su desayuno con churros, o sus copitas de aguardiente,  establece su oficina ambulante, según transcurre la mañana,  por los distintos puestos de venta de pulpo que se establecen en la feria,  donde no le falta su ración y su jarrita de vino barrantes o cualquier ribeiro tinto , así como el pan y el pulpo de interior, que las pulperas mayormente de orense traen para sus puestos.
Tengo que hacer comentario de las pulperas de interior y su estilo de hacer el pulpo tan exquisito, por que aunque las universidades gallegas no se atreven a estudiarlo por no herir a las poblaciones locales, una que no es licenciada ni le interesa la política, puede comentar lo que se sabe: que el pulpo una vez pescado en la ria, tiene que viajar y adquirir experiencia por las tierras de interior e impregnarse del olor a carballeira, para después de darse un baño por las aguas de esos lugares ,- aguas que algunas pulperas como las del norte de ourense y las de monforte, traen de los lugares de sus domicilios en garrafas de veinticinco litros - realizarse su cocción y acabar siendo presentado y servido en plato de madera, para ser comido mancomunademente con palillo.Y por que he llegado a comentar esto: por que como si de dos especies diferentes de animales se tratase,  el pulpo del interior de galicia no sabe como el de la costa.
El coquinas, que así le llamaban las pulperas, mantiene una relación simbiótica con los distintos puestos de venta del pulpo de la feria, donde le ponen gratis el vaso y su jarrita de medio litro llena de vino, no faltando él a quien invite de seguido, el cual, por usos y costumbres fácilmente comprometido, corresponde a la invitación encargando una ración de pulpo y como la jarrita se vacía antes que el pulpo hay que pedir otra jarrita, por otra persona entre las que ya se habrán incorporado a la mancomunidad del palillo, y para acabar esta segunda jarrita, que en segundas vueltas crece a jarra de litro, y como se acaba la primera ración de pulpo, con otros sus socios que se van incorporando, se pide otra ración y así … Pudiéndose acabar con el vino y el pulpo de la feria en un solo puesto, y para evitar este feo, por que en galicia el vaso siempre tiene que estar lleno y la jarra tener abundancia,  el coquinas llegado un momento se excusa con un : - ay,  me acaba de entrar un dolor de muelas tengo que  ir a la farmacia  a ver si me dan algo, para el dolor ... - o bien - ay , se me olvidó hacer un recado a la mujer, y como me vaya sin hacerlo se va poner echa una fiera -  o bien ...  para marcharse con su oficina el puesto siguiente,  donde le espera otro vaso y jarrita de vino tinto en similares circunstancias .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La abuela de Elisardo

Cuando llegó la abuela de Elisardo de regreso a casa, se fijó enseguida en los trabajos que había hecho su nieto durante su ausencia: h...