lunes, 3 de enero de 2011

una sobre la historia

A mi me gustan las historias. Ya de pequeñita tenía predisposición para inventar buenas historias. Hoy sigo inventandolas, pero ahora no es como antes por que cuando invento una historia nadie me cree y lo que es peor, he descubierto que a nadie le interesan mis historias. A lo mejor mis historias son muy malas y la gente le hace mas gracia quien las cuenta; finamente, que se rien de una con ganas vamos.
A mi me gustaría inventar historias truculentas que me reportasen algún beneficio economico, como la de los banqueros y los corredores de bolsa, los controladores aereos, los presidentes de gobierno... una que es pobre y sueña.
Me gustan las historias del pueblo, como las del guzman el bueno, que desde las murallas lanzaba su puñal para que mataran a su hijo antes de ceder al chantaje y entregar su ciudad a los sitiadores. Claro que guzmanito ahora es el pueblo y el puñal son los derechos sociales.
 Eso si, me gustan las historias con princesas y las historias con buen final donde los malos reciben su merecido.


la vida pasa tranquilamente si no te fijas en las casualidades

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La frontera

Una vez que llegó el olor del zorro al fino olfato de Melquiades, este levantó su cabeza; aspiró fuertemente, llenando sus pulmones de aire ...