lunes, 12 de abril de 2021

la barbería. - La teologia de la liberacion.

Son las doce en la barbería. Las manos temblorosas del barbero mueven eficazmente el peine y las tijeras por encima de la cabeza del raposo. Tomaron un respiro cuando el barbero se echó apartó par ver como iba quedando el corte de pelo. 

Vió y dijo:   

- el cura  no sabe donde se fue a meter con su teología de la liberación porque en Galicia no caben las ideas nuevas.

 y regreso de nuevo a su trabajo para de un tris tras, dejar igualadas las patillas del raposo.

En una esquina de la barbería, esperaban Garbancito y la abuela de los labrada, sentados.

Garbancito ojeaba una de las revistas, apiladas en una pequeña mesa frente a él.

La abuela de los labrada había llegado hacia un momento.

- Puedo pasar ... - preguntó asomando la cabeza por la puerta de la barbería  - ... Si me pudieras arreglar el pelo … que la peluquería está cerrada ...

- ¡Ehmmm... si no le importa a los presentes. Si! - respondió el barbero, sin detenerse.

- ¡Buenas! - dijo - es que la peluquera acaba de dar a luz y como llevó el pelo corto, para aprovechar que bajé al pueblo... quería marchar de regreso con el pelo arreglado, y si no les importa... 

Dijo una vez que entró cargada con dos bolsas. Las dejó en una esquina y se sentó discretamente, frente a Garbancito y su revista.

- Pero como me cortes un pelo de más ....  - remató dirigiendose al barbero.

La abuela de los labrada, esperaba ensimismada, repasando mentalmente la compra y si acaso había alguna cosa que no cayese en la cuenta de llevar; pero al oír las últimas palabras del barbero, intervino en la conversación.

- Tu amigo, el cura, se le ocurrió decir que había que hacer sitio a un tal San Arnulfo Romero en la iglesia y eso después de contar en la misa, con su acento latino, el homicidio cometido por los sicarios que lo mataron por defender a los pobres.

 - Yo sé algo más de ese asunto - dijo Garbancito, levantando la cabeza de la revista que leía - todo el lio vino porque la tia la rica llegó a un acuerdo con el San Antonio: si el santo le cancelaba la deuda que había acumulado a lo largo de los últimos años, de todas las oraciones que le había prometido, ella no iba a dejar entrar en la iglesia a San Romero para que se quedase con las oraciones de sus feligreses.

El barbero se detuvo  al oirlo.

- ¡Y a ti que más te da si no vas a misa! 

- Yo tengo que hablar bien del cura pues cuando vino quiso que fuera a la misa, como todos los del pueblo - respondió Garbancito.

Garbancito no podía entrar en la iglesia, ni arrodillarse en la misa, porque era de la familia de los de la bruja.  

 - No voy porque no puedo ir - le dije cuando vino a preguntarme porque no iba a misa-  y que no podia arrodillarme frente al altar sin que hubiese alguna advertencia.

 Pero él insitió; diciendo que en la teologia de la liberación había un lugar para todos en la iglesia. Hasta que se le escapó el pulpito en la homilía y cayó de bruces en el suelo, y abrió la cabeza.

El raposo, que hasta ahora permanecía impasible mientras se realizaba su corte de pelo, se hizo oir para dar un giro a la conversación

- ¿Y si la hija de la campanera no quiere ser campanera, quien tocara las campanas?

pero justo en ese momento el barbero remató el corte de pelo.

- ¡Bueno, terminamos!

Al erguirse del sillón de la peluquería, el barbero aprovechó para pasar un cepillo por detras del raposo, para retirarle los restos de cabello cortado que podían quedar por encima de los hombros. Y cuando este recogió su chaqueta, colgada de un perchero antiguo de doce brazos, señal de que en la barbería hubo tiempos mejores,  el barbero se dirigió a ponerse detras de un pequeño mostrador, al lado de la puerta, en el que había una pequeña caja registradora para cobrar a sus clientes al salir.

Se despidieron, y después el barbero cogió una escoba y un recogedor y barrio alrededor del sillón, donde atendía a sus clientes. 

Una vez que Garbancito ocupó el sitio vacante, el barbero cogió su peine y sus tijeras y comenzó un nuevo corte de pelo.

-¿Garbancito, tu crees que el chino querra ser el campanero?

 

mvf.

No hay comentarios:

Publicar un comentario